Volver

VIVIR EN EL BORDE Los centros de datos más pequeños en el borde manejan el incremento del IoT

Durante la última década, hemos presenciado una importante migración a centros de datos a hiper-escala más centralizados y a proveedores de co-ubicación. Enfrentadas a las crecientes demandas de ancho de banda, junto con la promesa de ahorros en costos y mayores eficiencias, las compañías continúan migrando sus centros de datos fuera de sus instalaciones.

Sin embargo, el Internet de las Cosas (IoT) se ha convertido en un gran disruptor de esta tendencia. Con miles de millones de dispositivos que generan datos en el mercado, desde máquinas dispensadoras hasta monitores de actividad física, los datos del IoT requieren recopilación y procesamiento en tiempo real a fin de reducir la latencia. Si los centros de datos se encuentran lejos, no siempre pueden soportar a los usuarios cuando requieren respuesta en tiempo real. La proximidad más cercana entre los centros de datos y los dispositivos fuente tienen una repercusión directa y, por tal motivo, muchos centros de datos grandes y proveedores de nubes están descentralizando la computación a centros de datos en el “borde”.

El movimiento hacia el borde no es una tendencia lejana, se está llevando a cabo a un rápido ritmo. De acuerdo con la empresa de investigación Gartner, cerca de 10% de los datos generados por las empresas se crean y procesan actualmente fuera de un centro de datos centralizado tradicional o nube, pero para 2022, esta cifra alcanzará el 50%.

Estos centros de datos de pequeños a micro en el borde no sustituyen a la computación en grandes centros de datos centrales. Por lo regular, están diseñados para complementar centros de datos centralizados y la computación en el borde adicional cercana a los clientes a menudo conducirá a la necesidad de mayor capacidad en aquellas ubicaciones centralizadas.

Entre las industrias típicas interesadas en los centros de datos en el borde figuran las financieras, bancarias, de logística, tiendas y atención médica. 

Considere a una gran tienda que desea dirigirse a clientes con ofertas especiales desde el momento en que ingresan a la tienda por medio de sus teléfonos inteligentes. Con el uso de un centro de datos micro en sitio, que puede ser del tamaño de un refrigerador o más pequeño y completamente autónomo, la tienda puede reaccionar con rapidez con ofertas para cualquier persona que entre a la tienda. 

Infraestructura de cableado en el borde

Fundamentalmente, el cableado en un centro de datos en el borde o micro no es diferente de un centro de datos regular. Sin embargo, puesto que algunos centros de datos micro pueden ser tan pequeños como la altura de medio rack, requieren que la interconexión sea lo más eficiente posible. La interconexión de la fibra de ultra alta densidad y, en algunos casos, las soluciones de cobre de alta densidad, son esenciales en estas instalaciones. Por ejemplo, existen sistemas de cableado disponibles actualmente que pueden interconectar 144 fibras en un patch panel o una caja de una unidad de rack de alto.

Con más dispositivos conectados que se expanden a cada aspecto de nuestras vidas y la mayor dependencia de redes de alto ancho de banda en el trabajo, es importante que los administradores de centros de datos planifiquen con antelación a fin de prever el crecimiento de las redes. Además, resulta esencial lograr que el cableado estructurado forme parte integral de ese plan. Una estrategia inteligente incluye una infraestructura que sea flexible y escalable para manejar actualizaciones futuras, lo que ofrece a la larga un rendimiento más grande de su inversión en la infraestructura.

Volver