Volver

Microsoft ofrece Azure desde el fondo marino

El Proyecto Natick pone los servidores en un rack dentro de una "lata" en el fondo del mar

 

Microsoft Azure

 

 

Microsoft Research ha desplegado un data center en un contenedor a prueba de agua en el fondo del océano, e incluso proporcionó su cloud Azure desde el fondo del mar.

Los data centers sumergidos pueden ser refrigerados por el agua que les rodea, e incluso pueden ser alimentados por la energía procedente de las olas, según afirma el grupo del Proyecto Natick en Microsoft Research, que desplegó un data center experimental bajo el agua a un kilómetro de la costa del Pacífico de EE.UU. entre agosto y noviembre de 2015.

El mar Azure

El Proyecto pretende mostrar que es posible desplegar data centers en el mar, cerca de la gente que vive cerca de la costa: “El Proyecto Natick está enfocado en un futuro cloud que puede ayudar a servir mejor a los clientes en áreas que están cerca de grandes superficies de agua”, afirma el sitio web, señalando que la mitad de la población del mundo está cerca de las costas.

“La visión de operar data centers en container cerca de los principales centros de población anticipa un futuro de mucha interacción que requerirá que los datos estén ubicados cerca de los usuarios”, explica el proyecto. “Los despliegues bajo el agua ofrecen un acceso directo a la refrigeración a fuentes de energía renovables y a un entorno controlado”.

El grupo puso un rack de servidor dentro de una cápsula cilíndrica, denominada Leona Philpot por un personaje del juego de Xbox Halo. Los dos metros y medio de diámetro del cilindro se llenó con gas nitrógeno no reactivo, y se asentó en el fondo marino a nueve metros bajo tierra, conectado a tierra a través de un cable de fibra óptica.

Según un informe en el New York Times, la cápsula se llenó de sensores para probar que los servidores continuarían funcionando y que no habría filtraciones, y que no afectaría a la vida marina local. Estos objetivos se consiguieron, y el grupo siguió adelante y desplegó cargas de trabajo web Azure en el sistema.

El mar proporciona refrigeración pasiva, pero nuevos tests que se llevarán a cabo este año podrían ubicar la cápsula cerca de fuentes de energía hidroeléctrica en las costas de Florida o de Europa.

 

Del concepto al fondo marino

El Proyecto tuvo su origen en un white paper de 2013, que se cocinó en 2014 y que, un año después, se concretó en el despliegue de Leona Philpot. Esta versión del concepto usa hardware de computación actual, pero si el despliegue fuera mayor, los equipos se rediseñarían para encajar con las necesidades del despliegue bajo el agua. Y lo que es aún más importante, el equipamiento funcionaría durante años sin necesitar atención física, algo que el equipo piensa que podría ser la norma en el futuro.

“Con el final de la Ley Moore, la cadencia con que los servidores se actualizarán con nuevo hardware en el data center se ralentizará de forma significativa”, dicen en el proyecto. “Vemos aquí una oportunidad para crear data centers resilientes y de larga duración que operarán sin nadie en el site, con muy alta disponibilidad durante toda la vida del despliegue, posiblemente hasta 10 años”.

La primera versión comercial – si se hace una versión comercial- tendría una vida de 20 años, y se cambiaría el equipamiento cada cinco años, puesto que ese es el ciclo de vida útil del hardware  del data center hoy en día.

La producción de data center en masa bajo el agua podría desplegarse en 90 días, e incluiría un sistema de rack rediseñado para poder utilizarlo mejor en un espacio cilíndrico sin atención humana. Las unidades utilizadas serían de material reciclado, lo que unido a que se utilizaría el agua para la energía y la refrigeración lo convertiría en un recipiente de ‘emisiones zero’ ya que la energía tomada del entorno se devolvería.

Pero, ¿llegará a comercializarse? “El Proyecto Natick se encuentra actualmente en un estadio de investigación”, comentan desde el grupo. “Todavía es muy pronto para decir si el concepto será adoptado por Microsoft y otros proveedores de servicio cloud”.

Volver