Volver

La seguridad inteligente y las redes eléctricas inteligentes se beneficiarán de la tecnología 5G

El informe reciente de Vertiv sobre el Centro de Datos 2025: Más cerca del borde de la red, puso de manifiesto que existen diversas aplicaciones que necesitarán la implementación de la tecnología 5G para lograr su completa funcionalidad, pues precisan, entre otros factores, de una gran velocidad de conexión, una baja latencia (tiempo de respuesta) y una alta fiabilidad para la transmisión de datos, tres bondades que se prevé ofrezca esta tecnología.

Dos de estas aplicaciones son la ‘seguridad inteligente’ y la ‘red eléctrica inteligente’, dos casos de uso que forman parte del arquetipo de sensibilidad de la latencia máquina a máquina. Las comunicaciones masivas tipo máquina se dirigen a la conexión eficiente y segura de millones de dispositivos sin sobrecargar la red. De hecho, en la encuesta del Centro de datos del 2025, un 22% de los participantes consideraron este tipo de aplicación como la principal necesidad de datos en el borde de la red en 2025.

Seguridad inteligente

En un mundo cada vez más conectado como el de hoy, donde los ataques a la seguridad no se hacen esperar, contar con un sistema de seguridad inteligente que le permita eliminar, reducir o controlar los riesgos y amenazas a las que se pueda enfrentar es de vital importancia. La inteligencia en estos sistemas –que incluyen cámaras de alta resolución, cámaras de reconocimiento facial que detectan rostros en tiempo real, controles de acceso, sistemas de alarma, sistemas de video análisis y lectores de huellas, por citar algunos de ellos– permite que se puedan personalizar, supervisar y administrar desde cualquier momento y lugar, utilizando cualquier dispositivo móvil.

Pero para que estos sistemas trabajen de forma eficiente se necesita una tecnología que lo sustente, y ahí es donde interviene la tecnología 5G. Una menor latencia, un mayor ancho de banda para soportar las cargas de datos generados por la gran cantidad de dispositivos conectados, y una internet de alta velocidad cada vez más accesible formarán parte de este sistema de seguridad inteligente que combina innovación, protección y tecnología.

Red eléctrica inteligente

Las redes eléctricas inteligentes (REI) o smart grids, son redes de distribución eléctrica que incorporan “inteligencia” a su operación usando modernas tecnologías de información. Diseñadas para mejorar el sistema eléctrico y hacerlo más seguro, flexible, resiliente, confiable y sustentable, se conforman al implementar varios sistemas informáticos a la red eléctrica tradicional. Al incorporar inteligencia, disponen, por ejemplo, de elementos de control que permiten, desde la distancia, conocer la situación de la red y solucionar problemas técnicos. Tienen la capacidad de intercambiar energía e información de manera bidireccional, lo que permite aumentar la eficiencia y el ahorro energético. Son capaces de integrar instalaciones renovables de pequeño y medio tamaño.

La red inalámbrica de quinta generación puede ser un facilitador importante de la evolución continua de las tecnologías de red eléctrica inteligente al soportar una mayor integración de recursos renovables de energía y una mejor gestión de la demanda. Un ejemplo pudiera ser el usarla en los medidores residenciales y comerciales. Con su implementación, la red de distribución eléctrica reaccionaría de manera más fluida a los cambios drásticos en la demanda debido al clima u otros factores, recortando la energía de otras cargas no esenciales a la vez que se asegura que las cargas esenciales tengan toda la energía que necesitan. La velocidad a la que se pueden tomar estas decisiones y acciones con la 5G hace que el caso de negocios de la red eléctrica inteligente sea atractivo.

Sin embargo, no solo estas dos aplicaciones se verán favorecidas por la implementación de la 5G, sino otras, como la realidad virtual, las casas inteligentes, la salud y el transporte inteligente también obtendrán beneficios, que redundarán a la larga en una mejor calidad de vida para todos.

La red eléctrica inteligente en América Latina

En la actualidad, ya suman varios los países de América Latina, como Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, México, Panamá y Perú, por citar algunos, que están dado sus primeros pasos para la implementación de una red eléctrica inteligente. Algunos de ellos ya han empezado la instalación de sistemas de medición inteligentes (smart meter), la implementación de nuevas tecnologías en sus centros de control y la automatización en subestaciones. Sin embargo, para marcar su línea de acción cada país necesitará definir aspectos esenciales, como su política energética, prioridades de electrificación, estructura del mercado y regulación, así como las condiciones de la red. No son pocos los desafíos a los que se enfrentan. Para el año 2030 se espera que ya cuenten con una visión de cómo conformar este tipo de red y tengan un plan a seguir.

Soluciones de Vertiv

Ante este panorama actual de casos de uso en el borde de la red, Vertiv ofrece a sus socios una variedad de productos, servicios y soluciones a la medida. Estos servicios y soluciones se pueden utilizar en cualquier industria, tanto para negocios donde la alimentación de energía resulta crítica, como para aquellos que necesiten soluciones eficientes para el gerenciamiento del calor y el control de la humedad. También los que precisen respaldar sus instalaciones y departamentos de informática, o requieran sistemas de monitoreo de infraestructura, controles inteligentes y administración centralizada.

Volver