Schneider Electric vende productos de infraestructura en la industria del centro de datos en todo el mundo, pero parece que la mayor oportunidad la está encontrando en la capacidad de Edge: instalaciones más pequeñas diseñadas para estar más cerca de las fuentes de datos, los usuarios y los dispositivos.

Algunas personas creen que la oportunidad de Edge se ha exagerado, pero Dave Johnson, vicepresidente ejecutivo de TI de Schneider Electric, comenta que para ellos: "Edge ya es un negocio importante de nueve dígitos, ya sea en dólares, euros o libras”.

El verdadero Edge

Esto se debe en parte a la caída de los márgenes: "La nube está consolidando a un número limitado de jugadores, que son muy exigentes. Al mismo tiempo, Edge está creciendo. Hay un gran número de jugadores y los márgenes son más altos”, apunta el directivo. Johnson no desprestigia el sector cloud; sino que observa un crecimiento más rápido en el Edge, una tecnología para la que, según su criterio, se utiliza una definición bastante amplia: “Es todo lo que hay fuera del centro de datos de hiperescala. Desde instalaciones grandes a un bastidor pequeño, o una puerta de enlace que habla con dispositivos conectados, donde estás más cerca de los datos o más cerca del usuario".

El mercado Edge más principiante se dirige a un sector minorista: “Este es nuestro principal enfoque para Edge. A medida que las compañías intentan competir con Amazon, necesitan brindarles a los clientes una mejor experiencia en la tienda, y esto está impulsando la computación Edge”. Estos clientes necesitan cómputo, almacenamiento y redes locales y resilientes, según el ejecutivo. Éste es un caso perfecto para usar micro centro de datos, algo pionero en APC, donde Johnson trabajó antes de que Schneider adquiriera la compañía en 2006: “Se necesita una solución más resistente y segura, una solución administrada de forma remota. Estos son gabinetes que contienen toda la energía de respaldo y el monitoreo ambiental, incluso pueden incorporar software y servicios”.

El siguiente mercado en el que se desarrollará será el sector industrial, que, según Johnson, "está en la etapa de pilotaje”. El requisito será el control local de los equipos de la fábrica y el procesamiento local de datos para aplicaciones como la exploración de petróleo. Cuando el Edge despegue en el sector industrial, Johnson reconoce que Schneider tendrá una ventaja, ya que cuenta con una división de venta industrial y comprende lo que está sucediendo en sectores como la minería, la manufactura y los servicios públicos: “Áreas donde hemos visto un centenar de casos de uso”.

Al igual que el comercio minorista, el sector industrial necesita recursos de TI que puedan operar fuera del entorno de un centro de datos tradicional, pero existen grandes diferencias. Las tiendas están trabajando para aumentar el acceso, mientras que los sitios industriales lo están restringiendo. Esto significa que los entornos minoristas son menos hostiles, pero tienen requisitos más altos para proteger sus centros de datos.

Asimismo, se ha prestado mucha atención al Edge en las telecomunicaciones, donde se construyen micro instalaciones en las torres y las "oficinas centrales". "Esto es necesario para aplicaciones de próxima generación como vehículos autónomos, VR, AR y drones", dijo Johnson. "Realmente se necesita una buena configuración para vehículos autónomos. Aquí se debe evitar el problema de la latencia, o puede ser una cuestión de vida o muerte. Se necesita algo como un microcentro de datos en una torre móvil”.

A pesar de esta eventual necesidad de las telco, Edge todavía está en una etapa temprana, según opina el directivo. Hablando con otros proveedores, existe un riesgo de decepción: "Nos estamos acercando a la cima del boom del ciclo”. El riesgo, según lo establecido por los analistas de Gartner, es el "abismo de la desilusión. Vamos a tratar de suavizar esto, cumpliendo con los requisitos”, apunta Johnson.

Todo en uno

Además del hardware, existe el software: “Históricamente hemos sido líderes en DCIM. Hemos estado en el proceso de cambiar de software tradicional a software basado en la nube, lo que trae todo tipo de beneficios. Existe un gran aumento de interés en usar esas herramientas para Edge. Honestamente, esto fue un poco por accidente. Reconocimos la necesidad de monitoreo remoto, pero resulta que el software basado en la nube que diseñamos para el centro de datos realmente resonó con el Edge”.

El Edge no tendrá personal de TI (¿qué tienda minorista tiene un gerente de centro de datos en el sitio?), ni requerirá una gestión simplificada del ciclo de vida: “Edge no tendrá gente que cuide al equipo. Necesita sistemas muy robustos que no se rompan”. Simplemente no hay suficientes personas de centros de datos tradicionales para atender el mercado de Edge, y el conjunto tradicional de expertos en centros de datos está "envejeciendo", señala.

Al mismo tiempo, los usuarios Millennial desean productos como Android o iOS, que simplemente funcionan: "No espera o necesita, a nadie que lo ayude a arreglarlo o a configurarlo. Las cosas tienen que ser muy fáciles de usar, tienen que ser auto-reparables ".

Si algo se rompe, el cliente querrá un módulo de reemplazo "que puede ser intercambiado por alguien que no sea un experto". Y más allá de eso, esperarán un mantenimiento predictivo, por lo que recibirán un reemplazo antes de que se rompa el dispositivo existente. Además, los clientes no van a querer tratar con todos los proveedores de bits y piezas de un centro de datos, por lo que Schneider venderá a través de sus socios como HPE y Dell.

Implícitamente, a Johnson le gusta el Edge porque tiene márgenes más altos que las instalaciones administradas por proveedores gigantes cloud, pero la desventaja de esto es que los recursos de Edge son más caros. Nadie lo adoptará a menos que realmente tenga que hacerlo, y los proveedores de la nube continuarán argumentando que con suficiente ancho de banda, pueden hacerlo mejor y más barato. “Los proveedores de servicios en la nube lucharán contra esto, pero existe una ola de dispositivos conectados. Todos los proveedores están tratando de hacer que los dispositivos sean manejables, lo cual requerirá de Edge”.

Otra alternativa a las micro instalaciones de Edge es llevar los recursos directamente hacia el dispositivo del usuario final. Johnson da la vuelta a esta idea: "Entonces, con los vehículos autónomos, eso requeriría una malla. Se necesita una respuesta realmente rápida. Y no he visto redes lo suficientemente confiables para eso. No veo ninguna forma de administrar vehículos autónomos sin una computación Edge seria”. A otro nivel, tanto las aplicaciones como los vehículos autónomos sufren una total dependencia de Edge. "No puedes hacer autos sin conductor, sin la tecnología Edge, al igual que no puedes hacer Edge sin torres de telefonía móvil, y si miras los tiempos proyectados para 5G…”.

El panorama general es que Internet Industrial de las cosas (IIoT) es crucial para Schneider, y la compañía está alineando su software y hardware para ser parte de ella. Él cree que es un cambio casi inevitable.

ACERCA DE INGEAL

Ingeal es un integrador en Infraestructura física para Data Center y Aplicaciones Críticas Sostenibles con un portafolio que involucra productos y servicios de tecnología de punta con 30 años de experiencia en Colombia. Dentro de las líneas que representa se encuentran RITTAL, APC, MGE, Uniflair, Ecostruxure todas de Schneider Electric, ABB, Eaton, Canatal y Leviton. Sus diseños y soluciones se caracterizan por mitigar los impactos en el cambio climático del planeta por lo que participa activamente en asociaciones mundiales como ASHRAE, ACAIRE, BICSI, AFCOM, ACIEM, THE GREEN GRID, e IEEE.