Volver

Cuáles serán las principales amenazas cibernéticas en 2017

De acuerdo con el informe Tendencias 2017: “La seguridad como rehén” de ESET, el ransomware continuará siendo protagonista, aprovechándose del avance del IoT. Además, advierte como tendencia probable que los atacantes sigan sondeando la infraestructura crítica a través de las múltiples conexiones a Internet.

Entre los principales ejes temáticos del informe ESET destaca que de todas las acciones maliciosas del 2016, las más preocupantes tienen que ver con la disposición de algunas personas a participar de las siguientes tres actividades: secuestrar sistemas informáticos y archivos de datos (mediante ataques de ransomware); denegar el acceso a datos y sistemas (con ataques DDoS); e infectar dispositivos que forman parte de IoT. “Lamentablemente, creo que estas tendencias continuarán en 2017 y es posible que incluso se vayan combinando a medida que evolucionen”, dijo Stephen Cobb, Senior Security Researcher de ESET.

 

Por otra parte, advierte que el auge de las tecnologías de realidad virtual atrae una mayor cantidad de usuarios, por lo que se incorporan nuevos riesgos de seguridad que atañen no solo a la información digital, sino que incluso podrían trascender al bienestar físico del usuario. “Mientras estas aplicaciones concentran datos cada vez más sensibles, el malware móvil no deja de crecer y complejizarse, reforzando la importancia del desarrollo seguro”, dice el informe. “Aplicaciones vulnerables, aplicaciones maliciosas en mercados oficiales, vulnerabilidades en Android, entre otras, serán la escena común en 2017”, asegura.

IoT y ransomware en el sector de la salud

De acuerdo con la compañía, este año hubo un exceso de ataques de ransomware exitosos a una gran variedad de industrias, entre las cuales los centros de salud constituyeron un objetivo pretendido por los cibercriminales. “Si a estos eventos le sumamos la mayor cantidad de dispositivos médicos conectados a Internet, todo indicaría que este sector seguirá enfrentando desafíos de seguridad significativos en el futuro”, advierte.

“No podemos dejar de lado los dispositivos para monitorear la actividad física diaria de los usuarios, es una realidad que están recopilando grandes cantidades de información y muchas veces no de la manera más segura”, completa.
Amenazas para infraestructuras críticas

Así como este año Black Energy, un código malicioso utilizado en los ataques contra las compañías eléctricas ucranianas, provocó cortes por varias horas para cientos de miles de hogares en esa parte del mundo, para ESET la tendencia probable para 2017 es que los atacantes sigan sondeando la infraestructura crítica a través de las múltiples conexiones que tienen a Internet.

 

“Distintos tipos de atacantes seguirán buscando maneras de causar daño, denegar el servicio o secuestrar datos para pedir un rescate. También se espera que haya más ataques a la misma infraestructura de Internet, interrumpiendo el acceso a datos y servicios”, sostiene.

Finalmente, el informe da cuenta de los riesgos potenciales de consolas integradas a computadoras, de la mano de un mercado que en 2016, según Newzoo, se ha incrementado en un 8,5% durante alcanzando ingresos de casi US$ 100 mil millones. por lo que se convierte en un objetivo atractivo para que aparezcan amenazas que busquen robar información y generar beneficios económicos ilegales.

Camilo Gutiérrez Amaya, jefe del Laboratorio de Investigación de ESET Latinoamérica, afirmó: “De nuestro análisis del estado actual y la evolución de la tecnología encontramos que por el hecho del crecimiento cada vez más acelerado en la cantidad de dispositivos y tecnologías, lleva a enfrentar mayores retos cuando se trata de mantener la seguridad de la información, por lo cual es necesario que los usuarios sean más conscientes de los riesgos y los fabricantes piensen la seguridad desde el diseño, independientemente del área de implementación”.

Volver